Levítico 26:3-27:34

3 Si en Mis decretos anduviereis y observareis Mis mandamientos, y los pusiereis por obra, 4 Yo daré vuestra lluvia en su tiempo, y la tierra rendirá sus productos, y el árbol del campo dará su fruto. 5 Vuestra trilla alcanzará a la vendimia, y la vendimia alcanzará a la siembra, y comeréis vuestro pan hasta saciaros, y habitaréis seguros en vuestra tierra. 6 Y Yo daré paz en la tierra, y dormiréis, y no habrá quien os espante; y Haré quitar de vuestra tierra las malas bestias, y la espada no pasará por vuestro país. 7 Y perseguiréis a vuestros enemigos, y caerán a espada delante de vosotros. 8 Cinco de vosotros perseguirán a ciento, y ciento de vosotros perseguirán a diez mil, y vuestros enemigos caerán a filo de espada delante de vosotros.

          9 Porque Yo Me volveré a vosotros, y os Haré crecer, y os multiplicaré, y afirmaré Mi Pacto con vosotros. 10 Comeréis lo añejo de mucho tiempo, y pondréis fuera lo añejo para guardar lo nuevo. 11 Y pondré Mi morada en medio de vosotros, y Mi alma  no os abominará; 12 y Andaré [La Shejina] entre vosotros, y Yo seré vuestro Elohim, y vosotros seréis Mi pueblo. 13 Yo IHVH [HASHEM] vuestro Elohim, que os saqué de la tierra de Egipto, para que no fueseis sus siervos, y rompí las coyundas de vuestro yugo, y os he hecho andar con el rostro erguido.

          14 Pero si no Me oyereis,  ni hiciereis todos estos Mis mandamientos, 15 y si desdeñareis Mis decretos, y vuestra alma menospreciare Mis estatutos, no ejecutando todos Mis mandamientos, e invalidando Mi pacto, 16 Yo también Haré con vosotros esto: enviaré sobre vosotros terror, extenuación y calentura, que consuman los ojos y atormenten el alma; y sembraréis en vano vuestra semilla, porque vuestros enemigos la comerán. 17 Pondré Mi rostro contra vosotros, y seréis heridos delante de vuestros enemigos; y los que os aborrecen se enseñorearán de vosotros, y huiréis sin que haya quien os persiga.

Breve Lectura de la Torá:

La parashá de la semana pasada (Behar Parashat) terminó con la siguiente declaración:

Guardad Mis sábados y tened respeto a Mi santuario; Yo soy el Señor.

La Parashat Bejukotai (בְּחֻקּתַי) comienza con la promesa de que si  caminamos en los estatutos del Señor (Jukot) y en Sus mandamientos (mitzvot) y los ponemos por obra, entonces disfrutaremos de las bendiciones materiales y habitaremos seguros en la tierra prometida. Además el mismo Señor hará Su morada con nosotros y caminará entre nosotros como nuestro Dios. Entonces seremos verdaderamente am segulá (עַם סְגֻלָּה) – Un pueblo valioso entre todas las naciones de la tierra.

La parashá comienza:

Si caminas en Mis Estatutos (Jukot) y guardas Mis Mandamientos (mitzvot) y los pones por obra, entonces Yo les daré  vuestra lluvia en su tiempo, y la tierra dará su fruto, y el árbol del campo dará su fruto. (Lev 26:3-2)

Tipos de Mitzvot

La Torá está llena de diversos imperativos de un tipo u otro. El término mitzvot es un término general que se utiliza para referirse a cualquier mandamiento dado por Dios. Los Mitzvot pueden ser divididos en las subcategorías de Jukim u’mishpatim (חֻקִּים וּמִשְׁפָּטִים) (Deut. 4:5):

Jukim (חֻקִּים) son estatutos dados sin una razón (es decir, mandatos o decretos divinos). Como tales, son a veces llamados “decretos supra-racionales”. El ejemplo clásico es el Jok (singular) con respecto a la vaca roja, que, según la leyenda, desafió aun la sabiduría del rey Salomón. Otros ejemplos incluyen la legislación alimenticia o las leyes relativas a la pureza de la familia. Estas leyes pueden parecer irracionales a la razón humana.

Zot Jukat haTorá (זאת חֻקַּת הַתּוֹרָה) – “este es el decreto de la Torá….”, por lo tanto,  lo aceptamos como un mandamiento que trasciende nuestra capacidad de comprender racionalmente. Es decir, cuando preguntamos por qué haríamos lo que aquí se ha mandado, sólo podemos apelar al hecho de que el Señor lo haya ordenado – y eso simplemente pone fin al asunto.

  • Mishpatim (מִשְׁפָּטִים) son leyes dadas por una razón claramente especificada (es decir, leyes lógicas). Un ejemplo sería el mandamiento de dar caridad o las prohibiciones contra el robo y el asesinato. Estas mitzvot son inherentemente racionales y apelan a la necesidad de la unidad ética (la vida civil y moral) dentro de la comunidad.

Nota: eidot (עֵדוֹת) son testimonios (de la raíz ed ‘, “testigo“) que representan o conmemoran algo – por ejemplo, los mandamientos para observar el Shabat y los días de fiesta, comer matzá en Pesaj, sonar un Shofar etc. Dado que conmemoran o simbólicamente representan algo, los eidot ocupan una especie de término medio entre los racionalmente comprensibles mishpatim y los supra-racionales Jukim.

El llamado a obedecer

Esta parashá, la última del libro de Levítico, comienza con el deseo del Señor de tener a todos los Israelitas estudiando la Torá y guardando los mandamientos (mitzvot): “Si caminas en Mis mitzvot y guardas Mis Jukkot y los pones por obra, entonces daré vuestra lluvia en su tiempo, y la tierra dará su fruto, y el árbol del campo dará su fruto “ (Lev. 26:3-4).

De hecho, los sabios sostienen que el mundo entero depende del estudio de la Torá (תַּלְמוּד תּוֹרָה) y el amor por la Torá por su propio bien (es decir, la Torá lishmah: תּוֹרָה לִשְׁמָהּ).

Meir dice: Quien se dedica a la Torá ‘por sí mismo’ (תּוֹרָה לִשְׁמָהּ) gana muchas cosas; y además, es merecedor de todo el mundo. Se le llama amigo, amado, e íntimo de Dios, amante de la humanidad; que lo reviste de humildad y reverencias, dejándolo apto para ser justo, santo, recto y fiel; que lo mantiene lejos del pecado y le aproxima a la virtud, y de él los hombres toman consejo y conocimientos sólidos, la comprensión, y la fortaleza, porque está escrito, ‘El consejo y conocimiento solido son Míos, Yo soy la inteligencia, Soy formidable. “Y eso le da la realeza, el dominio y el discernimiento; a él se revelan los secretos de la Torá, y él se convierte en una fuente inagotable, un río que no cesa de fluir; se vuelve modesto, paciente y perdonador de insultos; y eso lo magnifica y lo exalta por encima de todas las cosas. (Pirkei Avot 6: 1)

Shalom