Levítico 19:1-20:27 1 ADONAÍ le habló a Moshé, diciendo: 2 Habla a toda la congregación de los hijos de Israel, y diles: Santos [apartados] seréis, porque Yo Soy ADONAÍ vuestro Elohim. Yo Soy Santo.

Hebreos 12:14 Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.

2 Corintios 7:1 Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la Santidad en el Temor de Elohim.

En cada religión existe un concepto de ser santo.

Hemos sido testigos religiones cristianas y sus ministros, y su concepto de ser santo.

Básicamente se entiende la santidad como una unidad independiente de las influencias mundanas.

Vemos en ejemplos extremos que algunos hombres se convierten en sacerdotes separados de mujeres, algunos se convierten en monjes y viven en monasterios, mientras que algunas mujeres se convierten en monjas y viven en conventos separados del resto del mundo.

En las religiones orientales, hemos visto que el concepto de la santidad también implica la separación del mundo y la meditación en un ambiente que promueve la paz y la tranquilidad.

En todos los grupos religiosos el concepto de la santidad implica una separación del mundo.

La Torá exige al pueblo de Israel el ser un pueblo santo como se describe en Levítico 11:44 y 11:45, “… sean santos porque Yo soy santo.”

La pregunta aquí es: ¿qué es “santo”?

Se nos enseña a ser santos, porque Di-s es Santo –

Pero ¿cuál es la conexión entre Su Santidad y nosotros?

Después de todo, nuestras habilidades para lograr una apariencia de santidad están gravemente restringidas por nuestros propios deseos dados por Dios y los impulsos humanos.

Si Di-s desea que seamos santos porque Él es Santo,

Entonces ¿cuál es el punto de comparación?

Tal vez para tener comprensión de lo que es “santo” es necesario realmente aprovechar nuestras capacidades inherentes dadas por Dios para lograr este objetivo.

Debemos aceptar como un hecho de que Dios no nos daría una tarea que no pudiéramos llevar a cabo.

Para entender el significado de la palabra “santo” es necesario entender el significado del idioma hebreo y no depender de los textos traducidos.

La palabra “santo” en hebreo es “Kadosh”.

Un principio en hebreo es que todas las palabras hebreas se relacionan a través de su ortografía – diferentes palabras usando las mismas letras tienen conexiones en significados.

Nos encontramos con una conexión muy interesante basada en la historia de Judá, hijo de Jacob, que vio a su nuera que llevaba un velo, disfrazada de una ramera.

La Torá relata que él pensaba que ella era una “kadasha.” (Ver Génesis 38:21)

La palabra para prostituta en hebreo es “kadasha

y la palabra para santidad es “kadusha“.

Esto es algo difícil de entender. ¿Cómo pueden las mismas letras (que en hebreo transmiten significados similares) ser usadas para significados completamente opuestos – santidad y prostitución?

  1. Una “kadasha” no era una prostituta, sino simplemente una mujer que vivía sin los límites de las conveniencias mundanas normales de matrimonio.
  2. Vivía sin tomar en cuenta las leyes mundanas de conducta.
  3. Su conducta era en efecto, ajena a las reglas y los límites normales.
  4. Su vida no estaba limitada.

Di-s también vive sin límites.

Él es infinito, totalmente sin principio y sin fin.

  1. Él existía antes de que el mundo existiera y existirá después de que el mundo deje de existir.
  2. Él creó el tiempo y el espacio.
  3. El mundo y todo lo que hay en él es un lugar creado y en virtud de haber sido creados, están limitados en el tiempo y en el espacio – lo que significa que en el tiempo tienen un principio y un final.

En el espacio tienen límites, fronteras y términos.

Dos objetos no pueden ocupar el mismo lugar al mismo tiempo.

¿Puede una máquina finita contener una cantidad infinita de objetos? ¡Obviamente no!

¿Cómo puede lo finito contener el infinito?

¿Puede el mundo, que es finito, contener lo infinito de Di-s?

2 Crónicas 6:18

18 Mas ¿es verdad que Dios habitará con el hombre en la tierra? He aquí, los cielos y los cielos de los cielos no te pueden contener; ¿cuánto menos esta casa que he edificado?

Sin embargo, si decimos que el mundo no puede contener a Di-s, hemos colocado una limitación de Di-s y sabemos que Di-s es ilimitado y tiene la capacidad de hacer todo.

Esto significa que Dios que es infinito, sin duda puede llenar el mundo y al mismo tiempo no ser controlado, [restringido] por el mundo.

ESTA ES LA DEFINICIÓN DE LA SANTIDAD DE DI-S:

  1. Él no está controlado, [restringido] por el mundo, sin embargo, llena el mundo entero sin dejar un lugar vacío de su presencia – incluso en los lugares más despreciables y no se ve afectado por el mundo.
  2. Todo lo que el mundo hace, no puede causar un cambio en Di-s.
  3. Para Di-s el mundo no es nada y no tiene ningún efecto sobre Él, sin embargo, Él está inmediatamente presente en todos los aspectos del mundo de una manera que no puede ser separado del mundo. Esto es un poco de una dicotomía, [División en dos partes de una cosa]. Él está activamente involucrado en el funcionamiento del mundo, sin embargo, no es afectado en nada por el mundo. – ¡Él escucha nuestras oraciones y responde!

¡Eso es santidad!

Esta es nuestra santidad también.

Como hijos de Dios, debemos ocuparnos en el mejoramiento del mundo a través de la realización de sus directivas.

Esto significa vivir en este mundo, casarse, procrear, trabajar, y al mismo tiempo no ser afectado por los sucesos mundanos diarios.

Esa es la santidad del pueblo de Dios en este mundo.

¡Nosotros no podemos separamos del mundo!

Debemos involucrarnos en el mejoramiento del mundo.

Sin embargo, a través de este enredo en lo mundano veremos la mano de Di-s afectando los cambios que nos esforzamos para lograr.

NO DEBEMOS SER AFECTADOS POR EL MUNDO

Los sabios discuten las implicaciones prácticas de esta afirmación.

Rashi dice que significa la auto-restricción necesaria con el fin de mantener las normas de la Torá en relación con los límites en las relaciones humanas.

Ramban dice que significa autolimitación en general, incluso en relación con las cosas permitidas. Cita a los sabios que nos dicen “santifícate en lo que está permitido”, que significa “contenerse“.

Solo por el hecho de que se permite la comida, no quiere decir que uno tiene que ser un glotón.

¿Por qué?

¿Por qué todo este autocontrol?

¿Por qué no simplemente disfrutar de uno mismo, especialmente si está permitido?

¿Cuál es el problema?

El objetivo de la Torá y sus enseñanzas, no es hacer que una persona abandone el mundo, ascendiendo hacia el cielo y todo lo que está más allá,

Mas bien es la inversa:

Es revelar la santidad y piedad en este mundo físico.

De ahí las muchas leyes de la Torá, que casi todas están relacionadas con los aspectos de nuestras vidas físicas.

Isaías 57:15 (RVR1960)

15 Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados.

¿Queremos Habitar con Dios?

Tenemos que hacer el trabajo de Dios [ser santos]

Lucas 1:67-75 

67 Y su padre Zacarías fue lleno del Espíritu Santo, y profetizó diciendo: 68 Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque nos ha visitado y ha efectuado redención para su pueblo, 69 y nos ha levantado un cuerno de salvación en la casa de David su siervo, 70 tal como lo anunció por boca de sus santos profetas desde los tiempos antiguos, 71 salvación de nuestros enemigos y de la mano de todos los que nos aborrecen; 72 para mostrar misericordia a nuestros padres, y para recordar su santo pacto, 73 el juramento que hizo a nuestro padre Abraham: 74 concedernos que, librados de la mano de nuestros enemigos, le sirvamos sin temor 75 en santidad y justicia delante de El, todos nuestros días.

JUAN 17: 14-19

14 Yo les he dado Tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco Yo Soy del mundo. 15 No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. 16 No son del mundo, como tampoco Yo Soy del mundo. 17 Santifícalos en Tu verdad; Tu palabra es Verdad. 18 Como Tú Me enviaste al mundo, así Yo los he enviado al mundo. 19 Y por ellos Yo me Santifico a Mí mismo, para que también ellos sean santificados en la Verdad.

1 CORINTIOS 5: 9-13

9 Os he escrito por carta, que no os juntéis con los fornicarios; 10 no absolutamente con los fornicarios de este mundo, o con los avaros, o con los ladrones, o con los idólatras; pues en tal caso os sería necesario salir del mundo. 11 Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aún comáis. 12 Porque ¿qué razón tendría yo para juzgar a los que están fuera? ¿No juzgáis vosotros a los que están dentro? 13 Porque a los que están fuera, Elohim juzgará. Quitad, pues, a ese perverso de entre vosotros. *[Deu13:6(5); 17:7, 12; 19:19; 21:21; 22:21, 24; 24:7]

Shabat Shalom