Éxodo 38:21-40:38

[En años regulares [AR] leer con Parashá 22, en años bisiestos [AB] leer por separado]

Ex.38:21 Este es el recuento (de los materiales empleados para la construcción) del Mishkán (Santuario), el Mishkán del Testimonio (Testimonio de que Hashem les perdonó la falta con el becerro de oro), de acuerdo a la cuenta realizada por orden de Moshé. Los levitas hicieron el recuento bajo la dirección de Itamar, hijo del Sacerdote Aharón.”

 «En la sección Pekudei, la cual cierra el Libro de Shemot (Éxodo), culminan los trabajos para la construcción del Santuario, tarea a la cual la Torá consagra cinco secciones: Parashiot

  • 19-Terumá,
  • 20-Tetzavé,
  • 21-Ki Tisá,
  • 22-Vaiakél,
  • 23-Pekudé).

El nombre de la Parashá

¿Qué es más importante: una mentalidad de equipo, donde cada persona pertenece a una gigante unidad en conjunto, la cual es mayor que sus partes constituyentes? O, ¿es más importante hacer hincapié en el valor de la persona, la forma en que cada persona fue creada por Dios, completamente única, con sus propios talentos y habilidades que necesitan ser alimentados de forma aislada?

Esta fricción, entre el todo y sus partes, se encapsula por los nombres Vayakhel y Pekudei, dos parashiot que a menudo se leen juntas.

Vayakhel significa “congregar, juntar“, como en “Moshe congregó.” En hebreo, hay muchas palabras que significan “congregar”, pero Vayakhel en particular, hace hincapié en cómo todos los miembros congregados unen su identidad para formar una unidad única, una “asamblea”.

Pekudei significa “contar“, una idea que hace hincapié en el valor del individuo, cómo cada persona “cuenta” como una entidad separada.

Así que cuando estas dos parashiot se unen, la Torá nos está enseñando — y dando el potencial espiritual—para armonizar estas dos cualidades opuestas.

En términos prácticos, esto puede tomar un número de expresiones:

Vayakhel representa la calidad en nuestro servicio Divino, ya que la unión con un más grande conjunto confiere a una persona una experiencia cualitativamente superior. Ahora es un “miembro” de una causa mayor que no podía alcanzar por sí solo.

Pekudei, por otra parte, representa la ventaja de la cantidad.

  • Vayakhel representa una vista penetrante del mundo, donde los detalles de la existencia palidecen para dejar al descubierto un enfoque holístico, de masa espiritual — la realización de que no hay nada sino Dios (Elokus b’pshitus).
  • Pekudei representa una vista más pequeña del mundo, donde cada detalle se ve en su propio derecho, con el entendimiento de que cada detalle revela la gloria de Dios en su propia manera.
  • Vayakhel nos enseña que por muy bajo que una persona pueda ser, sigue siendo parte de un todo común, y por lo tanto íntimamente asociado con los líderes de la comunidad.
  • Pekudei nos enseña que, por muy bajo que una persona pueda ser, todavía tiene sus propios talentos únicos, que Dios no le dio a ninguna otra persona.

Basado de Sichas Shabat Parshat Shemot 5740, 5743, 5752)