Éxodo 30:11-34:35

el tabernaculo y la fuente

17 Habló más IHVH [HASHEM] a Moshé, diciendo: 18 Harás también una fuente de bronce, con su base de bronce, para lavar; y la colocarás entre la Tienda del encuentro y el Altar, y pondrás en ella agua. 19 Y de ella se lavarán Aharón y sus hijos las manos y los pies. 20 Cuando entren en la Tienda del encuentro, se lavarán con agua, para que no mueran; y cuando se acerquen al Altar para ministrar, para quemar la ofrenda encendida para IHVH, [HASHEM] 21 se lavarán las manos y los pies, para que no mueran. Y lo tendrán por estatuto perpetuo él y su descendencia por sus generaciones.

washing-of-the-feet 3-la-fuente-de-bronce-2-638

¿QUÉ PAPEL JUEGA EL LAVAMIENTO EN LAS TRADICIONES JUDIAS?

El lavarse las manos ocupa un lugar importante en la vida cotidiana de observantes altamente tradicionales Judíos.

Una lista autoritativa de código de leyes del siglo 16 enumera algunos de los actos corporales que requieren lavado:

  1. Al levantarse de la cama,
  2. Al dejar un baño o servicios públicos,
  3. Al recortarse las uñas,
  4. Al quitarse los zapatos,
  5. Al tocarse los pies de uno,
  6. Después de tener relaciones sexuales, etc.

Aunque el lavado de manos puede parecer trivial [Que carece de importancia], se considera tan importante, ya que este código en particular incluye una seria advertencia:

“Si alguien lleva a cabo uno de estos actos y no se lava las manos, si es un estudioso de la Torá se le olvidará su conocimiento y si él no es un estudioso de la Torá estará todo confuso. “*

Las manos también deben ser lavadas antes de recitar oraciones particulares diarias y antes de comer cualquier comida que incluya pan. Además, algunos se lavan las manos después de comer. Todas estas abluciones son seguidas por la misma bendición: “Bendito seas, Dios nuestro, Soberano del universo que nos has santificado con Tus mandamientos y nos ha ordenado el lavarnos las manos.” En el segundo lavado durante el Seder recitamos la misma bendición.

Muchas de estas costumbres se derivan de un conjunto mayor de antiguas ─abluciones rituales─ de agua – que se cree que restauran el estado de pureza ritual necesaria para entrar en el templo. *

Para protegerse contra la impureza, los sacerdotes en el templo se lavaban las manos y los pies, y en ciertas ocasiones se sumergían por completo a sí mismos en una mikve, una piscina llena de “aguas vivas” de una fresca y fluyente corriente.
religious-nude-male-dipping-in-mikveh-baptism-in-swirling-water-pool-in-purple-blue-m-zimmerman

 Después de que el templo fue destruido, la oración se desarrolló como un sustituto del sacrificio de animales.

Por lo tanto, se estableció la costumbre de lavarse antes de la oración al igual que los sacerdotes se lavaban antes de ofrecer sacrificios.

Marcos 7:1-23

1 Se juntaron a Yeshúa los fariseos, y algunos de los escribas, que habían venido de Ierushaláim; 2 los cuales, viendo a algunos de los Discípulos de Yeshúa comer pan con manos inmundas, esto es, no lavadas, los condenaban. 3 Porque los fariseos y todos los Iehudim, aferrándose a la tradición de los ancianos, si muchas veces no se lavan las manos, no comen. 4 Y volviendo de la plaza, si no se lavan, no comen. Y muchas otras cosas hay que han recibido para observarlas, como los lavamientos de los vasos de beber, y de los jarros, y de los utensilios de cobre. 5 Le preguntaron, pues, los fariseos y los escribas: ¿Por qué Tus discípulos no andan conforme a la tradición de los ancianos, sino que comen pan con manos inmundas? 6 Respondiendo Él, les dijo: Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, como está escrito:

Este pueblo de labios Me honra, Mas su corazón está lejos de Mí. 7 Pues en vano Me honran, Enseñando como doctrinas mandamientos de hombres. *[Isa 29:3]

8 Porque dejando el Mandamiento de Elohim, os aferráis a la tradición de los hombres: los lavamientos de los jarros y de los vasos de beber; y hacéis otras muchas cosas semejantes.

9 Les decía también: Bien invalidáis el Mandamiento de Elohim para guardar vuestra tradición. 10 Porque Moshé dijo: Honra a tu padre y a tu madre; *[Éxo 20:12] y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente. *[Éxo 21:17] 11 Pero vosotros decís: Basta que diga un hombre al padre o a la madre: Es Corbán (que quiere decir, mi ofrenda a Elohim) todo aquello con que pudiera ayudarte, 12 y no le dejáis hacer más por su padre o por su madre, 13 invalidando la Palabra de Elohim con vuestra tradición que habéis transmitido. Y muchas cosas hacéis semejantes a estas.

14 Y llamando a sí a toda la multitud, les dijo: Oídme todos, y entended:

15 Nada hay fuera del hombre que entre en él, que le pueda contaminar; pero lo que sale de él, eso es lo que contamina al hombre.

16 SI ALGUNO TIENE OÍDOS PARA OÍR, OIGA.

17 Cuando se alejó de la multitud y entró en casa, le preguntaron Sus discípulos sobre la parábola. 18 Él les dijo:

¿También vosotros estáis así sin entendimiento?

¿No entendéis que todo lo de fuera que entra en el hombre, no le puede contaminar, 19 porque no entra en su corazón, sino en el vientre, y sale a la letrina? Esto decía, haciendo limpios todos los alimentos.

20 Pero decía, que lo que del hombre sale, eso contamina al hombre.

21 Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, 22 los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la blasfemia, la soberbia, la insensatez.

23 Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre.