Percepción y Poder

Un básico ideal en el pensamiento contemporáneo es no sólo el derecho de la persona, sino también el poder del individuo. Si hay un ideal que realmente le interesa, entonces, a través del proceso democrático, el poder de influenciar, conseguir que los medios de comunicación se envuelvan para aumentar el interés y afectar  la opinión pública – en realidad se puede hacer algo al respecto. En cierto sentido, cada persona puede cambiar el mundo.

En términos espirituales, esta es una idea judía antigua. Hace más de ocho siglos, Maimónides escribió que cada persona debe considerarse igualmente equilibrada entre el bien y el mal, y el mundo en su conjunto como igualmente equilibrado entre el bien y el mal. Esto significa, dice Maimónides, el próximo paso de uno, puede cambiar la balanza para uno mismo y para el mundo entero. Una buena acción, o incluso, un buen pensamiento, pueden hacer inclinar la balanza de existencia al lado del bien, y traer sanidad al mundo. [Maimónides, Leyes de Arrepentimiento, 3: 5.]

Esto significa que cada persona es altamente significativa. Su percepción de la vida puede ser un factor crucial no sólo para su propio bienestar, sino para el mundo entero.

Nuestra percepción de la vida es, de hecho, un tema clave en nuestra Parashá, que habla de las plagas que Dios envió contra los egipcios.

¿Cuál era el propósito de las plagas?

Bueno, una respuesta es, para obligar a los egipcios, en particular a Faraón, para que dejara a los Israelitas en libertad. También puede ser visto como un castigo por su crueldad para con sus esclavos Israelitas. Pero, si nos fijamos detenidamente en el texto de la Torá, vemos que esto no era sólo una cuestión de espectáculo de fuerza ni de causar dolor. El objetivo era más sutil.

Di-s explica que el propósito de los milagros en Egipto es para que “Egipto conozca que Yo soy Dios.”  Éxodo 7:3-5.

Cuando el Faraón primero enfrentó a Moisés, quien estaba pidiendo que se les diera la libertad a los Israelitas, el Faraón respondió: “¿Quién es Dios para que yo le escuche y deje ir libres a los Israelitas? Yo no conozco a ese Di-s”.  Éxodo 5:2.

Esto significa que el propósito de las plagas era hacer que Faraón reconociera a Di-s. Sólo entonces dejaría ir al pueblo de Israel salir de Egipto.

De hecho, esto tampoco fue el objetivo final de las plagas, Dios da una explicación más a Moisés. Las plagas vienen para que el pueblo de Israel le diga a sus hijos y nietos sobre lo que pasó, y ellos “sabrán que Yo soy Dios.” Éxodo 10: 2.

El propósito de las plagas era cambiar nuestra percepción de la vida, de modo que, a través de las generaciones, reconozcamos a Di-s y el significado de sus enseñanzas. Para el  antiguo Faraón, las plagas tomo significado, que finalmente obedeció a Di-s y dejo al pueblo de Israel en libertad. Para nosotros significa que reconocemos el poder de Dios en nuestras vidas, y por lo tanto damos el paso correcto que traerá la bondad y la curación al mundo. (Chabad.org)

(Juan 17:1-3, 25-26 LBLA)

Estas cosas habló Yeshúa, y alzando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que el Hijo te glorifique a ti, por cuanto le diste autoridad sobre todo ser humano para que dé vida eterna a todos los que tú le has dado. Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Yeshúa el Mesías, a quien has enviado.