29 Y esto tendréis por estatuto perpetuo: En el mes séptimo, a los diez días del mes, afligiréis vuestras almas, [o sea el 10 de Tishrei, que es Iom Kipur] y ninguna obra haréis, ni el natural ni el extranjero que mora entre vosotros. 30 Porque en este día se hará expiación por vosotros, y seréis limpios de todos vuestros pecados delante de IHVH. 31 Shabat Shabatón [Sábado de Sábados] es para vosotros, y afligiréis vuestras almas.

          “Es estatuto perpetuo. 32 Hará la expiación el Cohen que fuere ungido y consagrado para ser Cohen en lugar de su padre; y se vestirá las vestiduras de lino, las vestiduras sagradas. 33 Y hará la expiación por el Santuario Santo, y el Mishkán [la tienda] de reunión; también hará expiación por el altar, por los Cohanim y por todo el pueblo de la congregación. 34 Y esto tendréis como estatuto perpetuo, para hacer expiación una vez al año por todos los pecados de Israel.” Y Moshé lo hizo como IHVH le mandó. (Levíticos 16:29-34)

          26 También habló IHVH a Moshé, diciendo: 27 A los diez días de este mes séptimo será Iom Kipur; [día de expiación] tendréis santa convocación, y afligiréis vuestras almas, y ofreceréis ofrenda encendida a IHVH. 28 Ningún trabajo haréis en este día; porque es Iom Kipur, [día de expiación] para reconciliaros delante de IHVH vuestro Elohim. 29 Porque toda persona que no se afligiere en este mismo día, será cortada de su pueblo. 30 Y cualquier persona que hiciere trabajo alguno en este día, Yo destruiré a la tal persona de entre su pueblo. 31 Ningún trabajo haréis; estatuto perpetuo es por vuestras generaciones en dondequiera que habitéis. 32 Shabat Shabaton [sábado de sábados, día de completo descanso] será a vosotros, y afligiréis vuestras almas, comenzando a los nueve días del mes en la tarde; de tarde a tarde guardaréis vuestro reposo. (Levíticos 23:26-32)

Estos solemnes días son calificados como la “Antesala de la Sentencia final”. En ellos nos preparamos anímica y espiritualmente para llegar al día de Iom Kipur. Generalmente, cuando un individuo tiene que presentarse delante de un juez para responder ante la justicia por una acusación penal, contrata a un buen abogado para que éste lo represente y defienda sus intereses. Sería una locura presentarse solo ante el magistrado, sin saber los mecanismos y procesos que el juicio lleva en sus distintas fases. El abogado, además de enseñarle cómo debe contestar las preguntas del juez; le asesora el camino que debe tomar y las atenuantes que le conviene presentar, a fin de ganar el juicio. En Iom Kipur, todos los humanos, sin excepción, nos presentamos ante el Juez supremo, el Rey de los Reyes, el Señor nuestro D-os, para recibir la sentencia final sobre los actos que realizamos durante el año. (1 Juan 2:1

(Selección extraída del libro “Fechas y conmemoraciones” por Shelomo Sued, © Shelomo Sued)